¿Prepararme?...  ¿A estas alturas?... ¿De qué?

Domingo II de Adviento

     


En este segundo domingo de Adviento nos aparece la figura de Juan el Bautista, cuya misión es encender los corazones de aquellos a los que no les gusta cómo están funcionando las cosas. Se ha dicho que Juan era un inconformista, un agitador de conciencias. Cierto que lo fue. Pero inconformistas ha habido, y habrá siempre. Por eso, su llamada a cambiar de mentalidad sigue siendo una llamada actual. Puede que no tenga el atractivo que tienen las cosas “guapas” que nos ofrece esta sociedad. Pero no podemos negar que para cambiar el mundo, para empezar a transformarlo, debemos comenzar por cambiar nosotros mismos al tiempo que debemos dejarnos transformar por Aquél que hace nuevas todas las cosas.

Juan fue muy claro y conciso: “Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos”.  Todo eso está muy bien –pensará alguno-. De acuerdo. Pero a estas alturas de mi vida, ¿de qué me tengo que preparar, y cómo? Por eso mismo, y para que nadie se pierda entre las ramas, el apóstol san Pablo nos especifica cómo hacerlo: “Que vuestro amor siga creciendo más y más en penetración y sensibilidad para apreciar los valores”.

Crecer en el amor, profundizar en la comunión, ser hombres y mujeres de esperanza y de alegría que son signos de jovialidad, hacernos adultos en conocimiento a través de la formación, cultivar el discernimiento para elegir siempre las cosas mejores, y, finalmente, crecer en sensibilidad espiritual. ¿Cabe un programa mejor para, animados por el Bautista, preparar el camino del Señor?

Acabamos de celebrar la solemnidad de la Inmaculada. La Iglesia nos ha invitado a mirar a María como la Llena de Gracia. Con María nos alegramos, pues el día de nuestro bautismo también nosotros fuimos alcanzados por la Gracia. Y en María nos sentimos motivados a ponernos en marcha para que cuando venga el Señor nos encuentre con un corazón grande para quererle.

Ni estamos ni hacemos solos este tiempo de Adviento. Con María, preparemos el camino del Señor.

Salvador Valls Botella
Consiliario del MCC - Valencia