reflejos colores

Nos lo cuentan desde Bolivia:

El origen del “De Colores”reflejos colores

Los cursillistas de diferentes partes del mundo, de diferentes idiomas, se saludaban en las calles y transportes con un vibrante “De Colores” y la respuesta sonriente y alegre era siempre “De Colores”

Nos cuentan que el grupo de jóvenes de Acción Católica que iba modelando el Cursillo, gustaba de reunirse en un café. En aquel tiempo estaba de moda una canción popular que siempre que acudían al café la hacían tocar y la cantaban, tanto que el grupo fue siendo identificado por los “de colores”. La letra fue cambiada y adquirió nuevos matices y otro sentido. Tanto, que “estar de colores” significó y significa estar llenos de la Gracia de Dios, vivir con Él, comprometemos con Cristo y con el hermano y se transformó en una especie de himno dc Cursillos, que ahora se canta en todos los países en los que existe el Movimiento y anima todos los cursillos que se realizan. Estar de colores es estar con el Señor.

Según Guillermo Estarellas, profesor del cursillo dc 1949, “De Colores” ya se cantó en aquel cursillo de San Honorato como forma de animación, con su letra original. Al parecer fue el propio Guillermo Estarellas el que “para crear el ambiente de gozo juvenil que produce la amistad con Cristo” propuso en ese primer cursillo oficial el canto de un himno, popular en aquellos tiempos, que empezaba con “De Colores” que se convertiría en contraseña de la alegría sana de quienes viven en la Gracia del Señor.

Poco a poco los propios cursillistas fueron dándole el sentido que ahora tiene, porque se saludaban y se despedían con un “De Colores”. El propio monseñor Hervás pidió que el verso “por esto las chicas bonitas de muchos colores me gustan a mí”, fuese cambiado “por eso los bravos amores que son de colores me gustan a mí”. En los testimonios se oía: “Vine de corbata negra y ahora salgo de colores” y otras expresiones parecidas. Así, poco a poco, se fue modelando también la letra y el sentido que hoy, en todo el mundo donde existen Cursillos, tiene el “De Colores”. Baste mencionar que en la III Ultreya Mundial, de Roma del 2000, los cursillistas de diferentes partes del mundo, de diferentes idiomas, se saludaban en las calles y transportes con un vibrante “De Colores” y la respuesta sonriente y alegre era siempre “De Colores”.

Quizá la frase de Fray Luis de Granada explica bien lo que todos los cursillistas sentimos con el “De Colores”: “La Gracia es aquella vestidura de muchos colores, porque de la gracia proceden los colores de todas las virtudes”.

Fuente: decolores.esbolivia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *